• Se considera patología al presentarse entre los 40 y 50 años
  • Baja excesiva de testosterona provoca riesgo de infarto coronario y alteraciones en los huesos; en algunos casos, disfunciones sexuales y depresión
  • De cada 10 mujeres que asisten a valoración por menopausia, sólo uno o dos hombres lo hacen por andropausia

 

Ciudad de México, 1° de febrero de 2024.- Enfermedades crónico-degenerativas como diabetes, hipertensión y obesidad pueden desencadenar tempranamente la andropausia, señaló el jefe del Servicio de Urología del Hospital Regional “Lic. Adolfo López Mateos” del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (Issste), Arnulfo L’Gamiz Moreno.

 

Al establecer que de cada 10 mujeres que asisten a valoración por menopausia, sólo uno o dos hombres acuden a consulta por andropausia, el especialista explicó que esto se debe a la presión social derivada de tabúes, y hay pocas campañas para que los varones acudan a revisiones; de ahí la importancia de la campaña “Febrero, mes de la salud del hombre”, que impulsa el director general del Issste, Pedro Zenteno Santaella, para promover el autocuidado preventivo de la salud en este sector.

 

Indicó que formalmente está reportado que a partir de los 40 y hasta los 75 años es cuando se presenta la andropausia; después de esta edad se puede considerar algo normal por el deterioro de la edad misma. Pero si se da entre los 40 y 50 años se considera patología.

 

Aclaró que el nombre correcto de esta enfermedad es hipogonadismo de inicio tardío y consiste en la disminución de testosterona en el cuerpo de los varones.

 

Tal condición resultará en el deterioro de las relaciones sexuales, afectaciones psicológicas y también en la actividad física de los pacientes. Pero el principal problema, si existe una baja excesiva de esta hormona, es el riesgo de infarto coronario y alteraciones en los huesos.

 

Precisó que no hay un tiempo estimado de duración; si no se da un manejo médico el cuadro clínico va a permanecer, ya que la disminución de la testosterona no se recupera.

 

Explicó que los síntomas básicamente se engloban en tres: disfunción eréctil y disminución de la libido; cansancio excesivo y alteraciones psicológicas derivadas de la disminución de testosterona, lo cual conlleva problemas de erección y, por ende, podría causar algún grado de depresión.

 

“Es un paciente que va a estar con sufrimiento porque no puede desempeñarse en el área sexual, y por cuestiones de tabúes les afecta mucho, porque siempre se ha dicho que el hombre es casi máquina, todo el tiempo debe tener ganas y funcionar; de lo contrario, no es un hombre suficiente. Entonces, estas situaciones generan muchos problemas.”

 

Recomendó a los hombres solicitar atención médica si presentan cualquiera de los signos mencionados, ya sea con un especialista, que en este caso son los urólogos, o a su Clínica de Medicina Familiar (CMF). “Es importante que se olviden de los tabúes que hay alrededor; no está mal tener andropausia, lo que está mal es que no le demos un manejo adecuado y a tiempo”.

 

Aclaró que la andropausia no equivale a la menopausia femenina. “En el caso de los hombres, pueden seguir teniendo hijos, hay pacientes de 80 años que han logrado concebir; pero aquí no solamente es eso, la bronca es que no se puede tener la relación porque no hay erecciones y porque ya no se tienen ganas”.

 

Finalmente, destacó la importancia de llevar una vida saludable, hacer ejercicio y evitar enfermedades, además de tener actividad sexual con frecuencia para retrasar la disminución de testosterona.