Se recomienda a la población evitar la exposición a los ambientes calurosos, mantener una hidratación continua y beber agua simple.

• En caso de realizar una actividad al aire libre, se debe usar protector solar, ropa clara, ligera y de manga larga para reducir afectaciones en la piel.

• Además, estar en lugares ventilados y evitar realizar actividades en horas de mayor calor, de 11:00 de la mañana a 03:00 de la tarde.

Debido a las altas temperaturas registradas en el país y ante el próximo periodo vacacional de Semana Santa, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) hace un llamado a la población con el objetivo de tomar las medidas preventivas pertinentes para evitar golpes de calor que lleguen a afectar algunas funciones elementales del organismo debido a la exposición o actividades bajo el sol.

Las ondas de calor que recientemente se han registrado en el país son un evento climatológico que se caracteriza por presentar de forma sostenida alzas térmicas, donde una persona ante la exposición prolongada a altas temperaturas llega a perjudicar acciones elementales de su cuerpo y pueden ser muy graves, al grado de afectar las funciones vitales.

En ese sentido, el jefe de Área Médica de la División de Medicina Familiar del IMSS, doctor Arturo Díaz Hernández, señaló que el Instituto recomienda a la población evitar la exposición a los ambientes calurosos, poner especial énfasis en mantener una hidratación continua y beber principalmente agua simple.

Explicó que en caso de realizar una actividad al aire libre se requiere usar protector solar, ropa clara, ligera y de manga larga para reducir afectaciones en la piel. Además, estar en lugares ventilados y evitar actividades en horas de mayor temperatura, de las 11:00 a las 15:00 horas, con la finalidad de reducir la exposición brusca a las ondas de calor.

Abundó que los lactantes o menores de 5 años y personas mayores son más susceptibles a tener afectaciones por golpe de calor, ya que sus mecanismos de autorregulación del calor aún no están desarrollados, en el caso de los menores, o se encuentran deteriorados, específicamente en adultos mayores de más de 65 años.

Refirió que para identificar una crisis por golpe de calor en un principio se reflejan síntomas como: aumento de la temperatura corporal, dolor de cabeza, sudoración excesiva, agotamiento, sed y enrojecimiento de la cara.

“Posteriormente pueden agravarse esos síntomas y desencadenar un estado de gravedad donde afecta lo que son las funciones vitales. A esto se le llama golpe de calor, el cual es un evento súbito”, dijo.

El especialista de la Coordinación de Unidades de Primer Nivel del Instituto agregó que entre los síntomas que indican una posible crisis por golpe de calor se encuentran: la pérdida de la conciencia o del estado de alerta, se presenta dificultad para respirar, inclusive puede tener palpitaciones.

Ante un golpe de calor, indicó que se debe colocar a la persona en un lugar fresco y bien ventilado, rociar agua para refrescar, desabotonar camisa y desamarrar agujetas, a fin de que se encuentre cómoda y comience a disipar el calor.

“Si el paciente está apto para tolerar la vía oral, es muy recomendable que empiece a ingerir líquidos, agua simple, esa es una de las recomendaciones más importantes”, subrayó.

Comentó que es necesario que quien auxilie a una persona con síntomas graves por golpe de calor active los servicios de emergencia, es decir, solicite una ambulancia o bien si el paciente está en condiciones de trasladarlo, sea llevado a alguna unidad médica cercana.

Añadió que el IMSS cuenta con los servicios de urgencias las 24 horas del día para poder brindar la atención de forma oportuna.