Niño de 11 años hospitalizado con diagnóstico de leucemia linfoblástica aguda realizó el examen de conocimientos justo después de tener un ciclo de quimioterapia en el Seguro Social

• La competencia forma parte del modelo “Sigamos Aprendiendo en el Hospital”, de la SEP, con el que se busca que pacientes hospitalizados por largos periodos de tiempo continúen su desarrollo académico.

Sebastián, paciente del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) de 11 años de edad con diagnóstico de leucemia linfoblástica aguda, se preparó mientras estaba hospitalizado para participar en la Olimpiada del Conocimiento Infantil 2024 y obtuvo el primer lugar.

La competencia, celebrada del 15 al 17 de abril, forma parte de un programa de la Secretaría de Educación Pública (SEP) a través del modelo de innovación educativo “Sigamos Aprendiendo… en el Hospital”, el cual busca que pacientes hospitalizados por largos periodos de tiempo continúen su desarrollo académico.

Brenda Elizabeth Rodríguez Pérez, jefa de Trabajo Social de la Unidad Médica de Alta Especialidad (UMAE) Hospital General “Dr. Gaudencio González Garza” del Centro Médico Nacional (CMN) La Raza, comentó que justo antes de hacer el examen, Sebastián entró a un ciclo de quimioterapia.

“Afortunadamente él cuenta con muchas redes de apoyo como su mamá y otros familiares que están al pendiente de su cuidado, sus profesores aquí en el hospital y todo el personal de salud”, dijo.

En tanto, Sebastián dijo sentirse feliz de haber ganado e invitó a los demás niños a que sigan estudiando y participen en este tipo de competencias, “me gusta mucho la escuela, estudiar, mi materia favorita son las matemáticas”.

En total, en la Olimpiada participaron cuatro alumnos de sexto grado de primaria que se encuentran recibiendo tratamiento oncológico en esta UMAE, a quienes se les aplicó un examen general de conocimientos con duración de tres horas de todas las materias que cursan en un ciclo escolar.

Rodríguez Pérez destacó que la intención de acercar este tipo de programas a los hospitales es hacer saber a los pacientes de que a pesar de atravesar por una situación de adversidad siempre se cuenta con muchas opciones para seguir adelante y no truncar el desarrollo personal ni académico.

“Ser mamá de Sebas siempre ha sido un orgullo. Su mayor enseñanza es que sigue creyendo en él, lo que puede lograr. Siento que con la enfermedad a veces lo desmotiva mucho y con esto se acuerda de lo que es, de su inteligencia y ganas que tiene por la vida”, comentó Mary Carmen, mamá de Sebastián.