Lázaro Cárdenas, Mich., mayo 25 de 2024.- Como lamentable calificó el candidato común del PRI, PAN y PRD, a la alcaldía de Lázaro Cárdenas, Memo López, las condiciones en que se encuentra el Río Balsas, por los niveles de contaminación que tiene y las repercusiones económicas y sociales que trae consigo.

Luego de recibir las conclusiones del tema “Desarrollo sustentable a través de la reconciliación con la naturaleza”, dentro del Foro Por un Gobierno de Soluciones, implementado por él, y que impartió el MC Luis Antonio Valdovinos Jacobo, el candidato detalló que existe en el rio Balsas, particularmente en el brazo que colinda con la ciudad, un “coctel” de contaminantes que amenazan el desarrollo de los habitantes y que es un llamado urgente de atención.

De acuerdo a estudios hechos pro el profesional, existe contaminación de agua, suelo y aire, y la emisión gases de efecto invernadero en una cantidad preocupantemente superior al de muchas otras ciudades.
Vale la pena advertir, dijo el candidato al gobierno municipal, que el río Balsas presenta contaminantes con heces fecales en alta concentración, agentes químicos y metales pesados; la parte de esteros está sometida a una alta presión urbana, es decir, “nos los estamos acabando” sin respetar su vocación y junto con ello lo que representa; la calidad del aire puede derivar en enfermedades respiratorias, cancerosas y otras.

En mi administración, abundo, todos estos temas y las recomendaciones que se hacen sobre el particular, serán atendidas y tomados en cuenta y promoveremos en las instancias adecuadas y con los recursos, la soluciones a las plantas de tratamientos de aguas negras desde Guacamayas a esta ciudad, porque hay que entender que cuando de contaminación y medio ambiente se habla, se habla también de la generación de problemas de salud y socioeconómicos.

Los problemas de contaminación, explico Memo López, están encadenados entre sí con la falta de agua adecuada, su tratamiento y distribución, los drenajes colapsados, la recolección y disposición de desechos orgánicos y los efectos de gases invernadero