*La clase trabajadora bajo una cacería de brujas con reglamentos aplicados bajo “cero tolerancia” que hostiga al obrero y hacerlo caer en la trampa del patrón y prescindir de sus servicios laborales.

POR Baltazar SÁNCHEZ HUERTA

  LÁZARO CÁRDENAS, MICH.- Las normas laborales que están obligados a cumplir los empleadores o patrones para garantizar la salud de sus trabajadores, hoy al reanudar los trabajos en la nueva planta El Laminador, el personal que cada día está latente al exponerse al contagió del Covid-19, no se aplican medidas de ‘teletrabajo’ y flexibilidad laboral para reducir los niveles de contagio, el patrón las aplica contra el obrero y justificar los despidos masivos injustificados.

  Trabajadores denuncia un hostigamiento bajo el lema de cero tolerancia como una cacería de brujas, que atentan contra los derechos laborales bajo una política esclavista del Siglo XXI, ya que si para tomar agua tendrás que despojarte del cubrebocas, llegar un minuto antes al comedor, o ser de los diez primeros de la fila para abordar el camión de salida es motivo de correctivos que pueden ir desde uno a tres días de castigo o bien darte de baja, como ha estado ocurriendo en los últimos tres días de jornada al interior de la planta ArcelorMittal.

  Sin embargo, lo que ha generado preocupación es la falta de medidas de protección en servicios que están altamente expuestos al contagio por la falta de atención como es sanitizar las áreas, el comedor, más allá de que el personal supervisor ande tras el trabajador bajo el látigo psicológico que enferma más que el coronavirus, esto según trabajadores bajo instrucciones y normas que emite ArcelorMittal así lo ha señalado el personal de la compañía WP Construcciones S.A de C.V.

Obreros organizados de la industria pesada al interior de la compañía de WP a través de la Unión de Trabajadores Eventuales Industriales y el Frente Popular Revolucionario UTEI-FPR denuncian públicamente que ante el regreso a las actividades de la construcción del nueva laminadora de ArcelorMittal México, continúan las prácticas anti obreras y esclavismo moderno del Siglo XXI por parte de la patronal en complicidad con el Gigante del Acero que han ampliado la jornada laboral del día sábado por dos horas más sin dar más explicaciones.

  El recorte, según argumentan la aplicación de los lineamientos dictados por la secretaria de salud en los cuales indica la reducción de personal en las áreas siendo que esto es solo una más de las mentiras de la compañía y lo que verdaderamente pretende es reprimir a los trabajadores que dignamente salieron en defensa de su salud al declarase en paro el día 25 de Mayo y denunciar las condiciones de riesgo en las que estaban siendo obligados a trabajar y de las cuales la Dirección General de ArcelorMittal estaba enterada y nunca hizo algo para que se corrigiera por el contrario se prestó a la simulación y solo emprendió acciones hasta después del día que los compañeros se manifestaron en paro ya que la lucha de los compañeros destapó la cloaca de una empresa que se jacta de ser socialmente responsable.

 “Señalan que en los hechos ArcelorMittal es una empresa que viola leyes y derechos del trabajador y de lo cual quedó señalada ante la opinión pública nacional e internacional, por otro lado los trabajadores señalan que la compañía y empresa les han pedido ser flexibles más y que se pongan la camiseta de la empresa como si la empresa y compañía lo hicieran por los trabajadores que lejos de flexibilizarse con ellos en todo momento los acosa e intimida”.