*Un 75 por ciento de las ofertas promocionadas en el Buen Fin no representan disminuciones en los precios de los productos, sino más bien “una forma más adecuada de pago”.

POR Baltazar SÁNCHEZ HUERTA

  LÁZARO CÁRDENAS, MICH.- A poco más de 15 días de que dé inicio lo que se ha denominado “el buen fin de dos semanas más barato este año” y la “gran fiesta del comercio”, en su décima edición las voces a favor y en contra del consumo masivo son constantes. Por un lado, el sector económico promueve “El Buen Fin” y, por el otro, hay quienes llaman a la población a no generar un endeudamiento innecesario con las tarjetas de crédito.

  Entre los días 9 al 20 de noviembre se llevará a cabo la décima edición del “Buen Fin”, tan solo para el Estado de Michoacán de acuerdo a un comunicado de la Canaco se estima una derrama económica de 10 mil 600 millones de pesos, con la participación de más de 10 mil negocios afiliados a la Cámara Nacional de Comercio, Servicios y Turismo (Canaco), afirmó que para ésta, la edición que será la más grande por el COVID 19 se espera un comercio participativo y dinámico con grandes descuentos.

  Pues durante una breve investigación en negocias como Elektra, Bodega Aurrera, Waltmart de México, Mercados Soriana, en esta semana se han inflados los precios en algunos productos, considerado como un fraude o como un “engaño económico con la intención de conseguir un beneficio, y con el cual alguien queda perjudicado”, pantallas de 10 mil hoy llegan hasta los 13 y 14 mil pesos, laptos, de 8 mil pesos hoy llegan a 10 y 11 mil pesos, línea blanca, lavadora semi automática de 3mil 600 hoy a 5 mil 200 pesos, colchones de 850 pesos cuentan hoy un mil 200 colchonetas de 170 pesos hoy hasta 230 pesos, cobertores de 55 pesos hoy hasta 80 y 95 pesos. Productos para navidad arbolitos, esferas alguna mercancía del año pasado hoy estará en oferta.

 Qué le parecería a usted que un comercio infle el precio de sus productos unos días antes de iniciar lo que presentará como una gran rebaja de 30 por ciento en sus precios, cuando realmente es una rebaja de solamente 10 o hasta un 5 por ciento o menos del precio que esos productos llegaron a tener unas semanas antes, el Gobierno acompañará a ese comercio promoviendo esa campaña de ofertas como una gran oportunidad para los consumidores. El comercio comete fraude y el Gobierno se vuelve cómplice de ese fraude. Y esto lo harán varios comercios y durante estos últimos diez años con el apoyo y la publicidad del Gobierno.