*Cientos de lazarocandenses utilizan el transporte público sin respetar las medidas sanitarias en la “Nueva Normalidad”.

POR Baltazar SÁMNCHEZ HUERTA

  LÁZARO CÁRDENAS, MICH.- A pesar de que en la Ciudad de Lázaro Cárdenas continúa la alerta de semáforo amarillo, cientos de lazarocardenses en este puerto michoacano utilizan el transporte público colectivo de todas las rutas locales sin respetar las medidas sanitarias en la “Nueva Normalidad”. Pese a que la empresa ArcelorMittal de México aún mantiene un módulo para sanitizar las unidades y prever la expansión de contagios del coronavirus, urge mano dura de Cocotra.

  Pareciera que el COVID-19 no amenaza a la capital del acero, en las paradas del servicio colectivo los viajeros no respetan una de las recomendaciones fundamentales para evitar su propagación: alejarse de las personas. Impera el desdén a distanciarse físicamente un metro y medio de la otra persona y se viaja de un lado a otro en las rutas, 1, dos, tres y cuatro sin el distanciamiento físico no se respeta ahora, pero tampoco antes.

  El gobierno ha dicho muchas cosas, que debemos de protegernos, pero mucha gente no lo hace, es por esto que se puede alargar más y más y más. ¡Ve el transporte! Veníamos en una combi de la ruta tres Alondra, uno encima de otro. Eso no es nada sano. Yo ya soy una persona mayor y, obviamente, por necesidad tengo que salir a trabajar. La verdad me gustaría que pasara más transporte o no sé”, se queja.

  Para los trabajadores de la industria o construcción, y refaccionarias para automóviles, el medio de transporte, está abarrotado, incluso en las horas pico los asientos van ocupados, una persona sentada junto a la otra. El resto de los usuarios viajan parados, uno al lado del otro, como fichas de dominó. Mucha gente no entiende. Deberíamos de verdad respetar lo que es la ‘sana distancia’ para que esto ya termine. Como dicen, vamos a vivir con este virus ya toda la vida, pero, por gente que no se protege y gente que duda, esto se está alargando más”, expone.

  Esta no es la única combi atestada. Así luce el siguiente, el próximo, y el que le sigue; pareciera una vuelta a la normalidad en la ciudad; ni los conductores, ni la autoridad de Cocotra, los policías de vialidad, hacen nada por despresurizar el transporte.