*La Dirigencia magisterial de Benjamín desconoce tomas de vías de gente de Gamaliel.

POR Baltazar SÁNCHEZ HUERTA

  LÁZARO CÁRDENAS, MICH.- Grupos radicales y moderados de maestros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación, por el control político y representativo de las bases dan muestra del divisionismo y vuelven a chocar ante la toma de las vías del tren en defensa de salario y prestaciones de maestros eventuales así como de plazas automáticas de nuevas generaciones de normalistas rurales de Michoacán, en medio de una mesa de negociaciones con el Presidente de México y el líder magisterial de la Sección XVIII, Gamaliel Guzmán Cruz.

  A raíz de la reforma educativa y la transformación política en el país con Morena, y la elección de la Dirigencia Estatal del Magisterio, los grupos radicales de Benjamín Hernández Gutiérrez y moderados de Gamaliel Guzmán, los maestros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación se dividieron y chocaron ayer, ante la toma de las vías de Ferrocarril donde la CNTE se deslinda de todas las afectaciones que origina a la empresa ferroviaria Kansas City Southern de México.

  Los maestros disidentes que mantienen desde el lunes tomadas las vías ferroviarias y que gracias a la intervención de las fuerzas púbicas federales y del estado dejaron libres los pasos de casi 13 convoy´s ´no sin antes dejar en claro que sus exigencias son justas ya que el salario de los maestros eventuales y los bonos se adeudan a los maestros, el vocero de los profesores inconformes, Roberto Equihua Serrato, hizo llegar a un mensaje al Presidente de México.

  Roberto Equihua, en su mensaje a Andrés Manuel López Obrador que los integrantes de la CNTE de Michoacán estamos en las vías del tren luchando “no estamos conformes con los adeudos que el gobierno del estado tiene con los maestros de Michoacán más de 3 mil millones de pesos en salarios y bonos, no hay pagos y siguen en riesgo los salarios y derechos de los trabajadores de la educación”.

  Reina la confusión entre dirigentes y bases. Muchos saben que desde el proceso de elección donde con el apoyo y respaldo del magisterio nacional en la convención de la Sección XVIII resultó electo Gamaliel Guzmán Cruz, aprobado por el magisterio democrático en tanto el grupo que hoy se identifica como “Poder de Base” encabezados por Benjamín Hernández Gutiérrez y por seguidores del lopezobradorismo que carece de representación nacional originado desmanes para ser reconocidos por los tres niveles de gobierno.

   Cabe hacer mención que desde inicio de campaña como candidato Andrés Manuel López Obrador les prometió, pero se dan por bien servidos con la cancelación de lo más lacerante de la evaluación punitiva y con la recontratación de los despedidos por luchar. Y algunos han sido convencidos de que la reforma lopezobradorista, sí reivindica las demandas magisteriales y consideran que el actual presidente está a favor de la educación pública.   Es decir, al interior de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) hay posiciones tan encontradas que parecería que se trata de organizaciones distintas. Lo peor es que no son diferencias tácticas sino que se trata, en algunos sectores, de diferencias estratégicas. Las distintas posiciones se enfocaban desde rechazar la reforma promulgada hace unos días –y confrontar hoy al gobierno con la falta de pagos de salarios y bonos